El clan Fujimori y la “amnesia” de los electores peruanos

Art. publicado en el nº1 del periódico Acción Directa de Lima http://periodicoacciondirecta.wordpress.com/

La derecha y los empresarios peruanos siguen en deuda con el régimen corrupto y liberticida de Alberto Fujimori (1990-2000). Leyes como el nefasto Decreto Legislativo N° 728, denominado presuntuosamente “ley de productividad y competitividad laboral”, de 1997, se mantienen como una espada de Damocles sobre los trabajadores peruanos. Esta ley se dio con el objeto de flexibilizar el mercado de trabajo y abaratar los costos para los empresarios. Grupos económicos nativos como los Brescia, Romero, Graña y Montero, Wong, Flores-Conisllia, etc. pueden seguir maximizando sus utilidades con fruición y aumentando su poder real, a costa de la explotación de miles de asalariados con contrato temporal y salarios irrisorios , en tiempos de trabajo precario y estabilidad laboral convertida en el mito incaico del regreso al supuesto pasado de paz esplendorosa.

Aquellos que ayer elogiaron como a un libertador y apoyaron con entusiasmo a Fujimori y a su banda de esquilmadores , hoy en día ven con mucho beneplácito que su hija, Keiko Fujimori, actual congresista de la nación, tenga una excelente chance para las elecciones presidenciales del próximo 10 de abril. Según una encuesta nacional, hecha a comienzos de febrero por el Instituto de Opinión Pública de la Universidad Católica, la señora Fujimori ocupaba el segundo lugar de las preferencias electorales, después del ex presidente Alejandro Toledo (20.3 % de Fujimori, con respecto a 28.6 %, de Toledo). Kenji, otro de los hijos del ex autócrata, también espera contar con las preferencias de un electorado demasiado condescendiente y ya sueña con ocupar curul en el próximo Congreso de “abnegados” representantes. Periodistas de La República, en su edición del 18 de febrero, revelaron que el candidato Kenji Fujimori no consignó ninguna cuenta de ahorros en su hoja de vida. Los periodistas se preguntan atinadamente, ¿cómo este señor, carente de savings, pudo invertir sostenidamente más de 310 000 soles ($110 000) en una empresa limeña?

En el imaginario de una gran parte del electorado peruano, Alberto Fujimori es el patriota hercúleo que derrotó el terrorismo y la hiperinflación, así como liquidó una desprestigiada y anquilosada manera de hacer política, disolviendo el Congreso –en un golpe de Estado que se llevó a cabo con el valioso concurso de los militares- el 5 de abril de 1992. Hoy en día, Fujimori está en prisión, condenado a 25 años por el asesinato de 9 estudiantes y un profesor de la Universidad La Cantuta, así como por la matanza de 16 vecinos (incluyendo un niño) de los Barrios Altos. Fujimori, además, está sentenciado por corrupción y peculado, es decir por haber usado fondos del erario público, junto con otros políticos y militares de su entorno, hoy también presos, para enriquecerse como un maharajá. “Es curioso cómo la podredumbre / se adelanta a veces al cadáver”, dicen unos versos del poeta Washington Delgado y nosotros nos imaginamos un virtual y bizarro escenario de una segunda vuelta electoral entre Keiko Fujimori y Toledo. ¿Por qué este aparente olvido y condescendencia de los electores peruanos con la hija del máximo representante de un régimen extremadamente corrupto y sistemáticamente violador de los derechos humanos? ¿Estamos los libertarios de esta parte de América suficientemente inmunes, por nuestro abstencionismo y apoliticismo acendrados, ante tanta muestra de aquiescencia y doblez?

La matriz autoritaria en la sociedad peruana
Desde las ciencias sociales se ha analizado el grave fenómeno de las pandillas y su proliferación en el Perú actual. Es sintomático que la escuela y los centros de enseñanza oficial sean percibidos por los pandilleros como instituciones verticales y autoritarias, las cuales reproducen relaciones tradicionales de poder. “Para la mayoría de estos jóvenes, se forma una imagen de la escuela como la verticalidad impuesta, en sus distintas autoridades jerárquicas…” . Por otra parte, la masculinidad como factor central de la construcción de la identidad social de los pandilleros, está configurada por la violencia (simbólica y real). Así, “ser hombre se identifica con ser violento y tener una virilidad muy alta. La hombría aparece como destructora, tiene que ser realizada públicamente por medio de la violencia y el control femenino” . Todo ello en un contexto de anomia social y aguda crisis económica (trabajo precario, recesión, alza escandalosa de los productos de primera necesidad, etc.). Es decir, que el Perú actual no es el “país de las maravillas”, de paz y prosperidad, que los actuales gobernantes y corifeos proclaman a los cuatro vientos.

A un fenómeno inusitado de violencia política (1980-2000), le ha sucedido otro de violencia urbana creciente, sin control. Por doquier, reinan los caudillos o jefes del hampa y de las “barras bravas”, vinculadas a los clubes de fútbol. Asimismo, los caudillos carismáticos autoritarios de la política peruana (de “izquierda democrática” o derecha) son una especie variopinta –que viene de la sociedad tradicional, jerárquica y cerrada- muy lejos de la extinción. Se reproducen en un medio social muy favorable. No es fortuito que la hija de Fujimori ocupe un segundo lugar en las encuestas de opinión. Alan García, el autoritario y prepotente pastor de la Secta de la Estrella, sueña con postular y reelegirse en el 2016. ¿A cuántos más deberá patear y abofetear para que los ciudadanos-robots se convenzan de su verdadero talante de reyezuelo tercermundista? ¿Cuál es la tarea de nosotros, los libertarios? Pues la de siempre, como en los lejanos tiempos del compañero Manuel González Prada, quien escribió hacia 1905 en El deber anárquico: “Dada la inclinación general de los hombres al abuso de poder, todo gobierno es malo y toda autoridad quiere decir tiranía, como toda ley se traduce por la sanción de los abusos inveterados. Al combatir formas de gobierno, autoridades y leyes, al erigirse en disolvente de la fuerza política el libertario allana el camino de la revolución”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s