Apuntes para leer las elecciones 2011

¿Qué significa Fujimorismo?

Para quienes no vivieron el Perú entre los años 1990 y 2001, Fujimori puede representar otro presidente tirano, otro dictador sudamericano, otro neoliberal amable con el empresariado.

Para quienes vivimos esos años y nos mantenemos en este país se trata de más que una persona, lamentablemente este personaje desconocido antes de las elecciones del 90 hizo escuela y dejó huella en la sociedad peruana, con señas de la mentira, la corrupción, la violación a los DDHH, el robo descarado, la manipulación de medios de comunicación, la inestabilidad laboral, la impunidad de los militares, los tribunales sin rostro, las detenciones arbitrarias, el asesinato de los opositores, el fortalecimiento del narco-estado, la casi aniquilación de las organizaciones sindicales, la consolidación de la política asistencialista, y para concluir la consolidación de la cultura del miedo.

Perdió Keiko y ¿perdió el fujimorismo?

Keiko Fujimori, la hija del dictador, y su primera dama, movió toda su campaña electoral entre las viejas promesas de su padre, los recuerdos de su mandato, y la gente que lo rodeó durante 11 años. Esta joven mujer no hizo una propuesta independiente, ni rompió con el criminal padre ahora preso por asesino y ladrón, todo lo contrario, ella reconoció que el gobierno de su padre fue el mejor gobierno de la historia republicana del Perú. Con las practicas asistencialistas de los 90`s y las promesas rápidas esta mujer ha conseguido que una parte de los electores peruanos apuesten por ella, y otra gran porción de ciudadanos voten por ella pensando que su contrincante sería la misma encarnación de Belzebú.

No ganó las elecciones, pero estuvo a punto de hacerlo, perdió Keiko Fujimori, pero no perdió el fujimorismo. Tienen presencia en el congreso, las FFAA, en la Iglesia, en el poder judicial, y sus prácticas negativas pueden mutar como un virus a otra escuela o “ismo”. NO se trata de vencer en las urnas, se trata de vencer en lo cotidiano a la mentira, al robo, a la injusticia, al autoritarismo, al tirano. Quien piensa que ya ganó está perdido.

Ollanta Humala, el cambio y los golpes contra la pared.

Que mal aquejará a las personas cada cinco años para que su memoria se borre por completo, y que el nivel de autoestima descienda a los suelos. Hace cinco años fue elegido presidente del Perú un hombre que durante los 80`s generó la más alta inflación del país, las masacres más conocidas y la inestabilidad que nadie desea vivir nuevamente, me refiero al aprista Alan García Pérez, que ganó en segunda vuelta el 2006. Al concluir su primer gobiernos en el año 1990 nadie pero nadie podría imaginarse ver a García con la banda presidencial nuevamente, a pesar de eso la población lo puso nuevamente en la administración del Estado.

El rival de García en la segunda vuelta del 2006, era un militar nacionalista de tinte izquierdista, con postura y gestos claramente autoritarios llamado Ollanta Humala, hombre de escasa oratoria, acusado de violar DDHH durante su vida militar activa, relacionado a los viejos proyectos de los partidos comunistas del setenta y con arraigo en las zonas más empobrecidas.

Luego de su derrota del 2006, Humala se dedicó a pulir su lenguaje y aburguesar sus formas, comprendiendo mejor como es la vida de la política profesional. Sin trabajo conocido se dedicó a fortalecer su partido nacionalista, sobretodo en la zona sur del Perú.

Al carro de Humala se subieron todos los oportunistas y desempleados que pueden aparecen en época electoral, hasta los liberales Vargas Llosa, pasando por el ex presidente Alejandro Toledo y un grueso grupo de movimientos regionales.

Algo que le pidieron todos los políticos y empresarios peruanos a Humala fue defender el “modelo”, a lo que el comandante obedeció sin dudas ni murmuraciones, lo dijo una y varias veces, no cambiará el modelo neoliberal ni cuestionará un pelo el desarrollo del capitalismo, y paralelamente en las plazas ofrecía un cambio radical, donde por poco los pobres vivirían en palacios sin enfermedades ni hambre.

Apenas elegido presidente, los medios y empresarios no dudaron en darle abrazos y apostar por el nuevo presidente, olvidando diferencias de campañas que serán coincidencias de gobierno.

Democracia a la peruana

Una cosa a destacar en el proceso electoral, es que el populismo lo es casi todo. Más que una campaña de partidos políticos con su programa que se ciñe a la diversidad social, salió a escena la desmesurada imagen de los líderes sonrientes que invadían el espacio por doquier con sus vítores más dados a la lid que a la problemática.

Se apreciaba que las proclamas demócratas, no predicaban mucho con el ejemplo, ya que todos los centros de votación y las calles estaban tomados por la policía y los militares, extraña manera de normalizar la situación y querer mostrar una sensación de calma y acercamiento al pueblo desde la clase política. De esta manera se aprecia cómo ha sido impuesta la democracia desde tiempos inmemorables mimetizado el sistema democrático venido de occidente y mantenido a contracorriente con todo el aparato represivo.

La férrea obligación del electorado a acudir a las urnas, bajo fuertes sanciones económicas y sesgos sociales, no ha impedido que una gran parte de la población no se haga partícipe de esta pantomima cirquense.

DATOS: ELECCIONES NACIONALES PARA PRESIDENTE Y CONGRESISTAS

Segunda vuelta:

Abstención 17.46 %

Blancos: 0,707 %

Nulos: 5,598 %

TOTAL 23.765 %

Primera vuelta

Abstención: 16.292 %

Blancos: 8.849 %

Nulos: 3,442 %

TOTAL 28,582 %

Publicado en: http://informaciondirecta.wordpress.com/  FOTOS: C.M.Homer

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s