Veinte años de Linux

 

 “la colaboración es uno de los factores más bellos de Linux. Personas de distintos lugares que se coordinan y trabajan codo con codo con otras personas en busca de la mejora continua de un sistema operativo libre y abierto”
Bitelia

Hoy 25 de agosto es una fecha muy especial en el calendario tecnológico, particularmente, en el mundo del software libre porque se cumplen veinte años del nacimiento de un sistema operativo que llegó para cambiar las cosas y convertirse en una alternativa libre que daría pie a toda una comunidad de colaboradores que trabajarían, de manera desinteresada, en aportaciones y mejoras del sistema. Hoy 25 de agosto se cumplen 20 años del nacimiento de Linux.

Orígenes y motivaciónEn 1991, en Helsinki (Finlandia), un estudiante de Ciencias de la Computación de la Universidad de Helsinki de nombre Linus Torvalds y con 21 años de edad, ya llevaba cinco años programando en lenguaje C y conocía bastante bien el sistema operativo Minix (una réplica gratuita de Unix desarrollada por el profesor Andrew S. Tanenbaum con fines didácticos y eductativos), decidió poner en práctica los conocimientos adquiridos en un proyecto personal.

Adquirió un IBM PC con un procesador 80386 y partiendo el libro Design of the Unix Operating System de Maurice J. Bach, comenzó a trabajar en su proyecto: una implementación de UNIX que ejecutase cualquier tipo de programa sobre una arquitectura IBM PC, algo que daría pie al núcleo de Linux.

Torvalds escribió el programa expresamente para el hardware que usaba, para asegurarse que se usaban las funciones de su nuevo PC y, precisamente, es algo que hoy en día sigue ocurriendo. Para su desarrollo, Torvalds utilizó Minix como entorno de desarrollo y el compilador usado fue GNU C compilerEl 25 de agosto de 1991 a las 20:57:08 GMT, Linus Torvalds anunció que había creado este sistema en un mensaje enviado al grupo de noticias comp.os.minix:

Hola a todos aquellos que usan Minix –

Estoy haciendo un sistema operativo (gratuito) (solamente una afición, no será grande ni profesional como el GNU) para clones 386(486) AT. Este ha estado gestándose desde abril, y está comenzando a estar listo. Me gustaría recibir cualquier comentario sobre las cosas que gustan/disgustan en minix, ya que mi SO (Sistema Operativo) se le parece un poco (la misma disposición física del sistema de archivos, debido a motivos prácticos, entre otras cosas).

Actualmente he portado bash(1.08) y gcc(1.40), y las cosas parecen funcionar. Esto implica que conseguiré algo práctico dentro de unos meses, y me gustaría saber qué características quiere la mayoría de la gente. Cualquier sugerencia es bienvenida, pero no prometeré que las pondré en práctica 🙂

Linus Benedict Torvalds (torvalds@kruuna.helsinki.fi)

PD. Sí – es libre de cualquier código de minix, y tiene un sistema de archivos multi-hilo. NO es portable (usa 386 una conmutación de tarea etc.), y probablemente nunca será soportada por nada más que los discos duros AT, porque es todo lo que tengo 😦

Torvalds primero publicó el núcleo de Linux bajo una licencia propia en la que publicó el código fuente pero que tenía restricciones contra la actividad comercial. En 1992 decidió cambiar la licencia a la GNU GPL, primero anunciándolo en las notas de lanzamiento de la versión 0.12.6 y, a mediados de diciembre de 1992, publicando la versión 0.00 usando GNU GPL.7. Según comentaría Linus Torvalds en una entrevista:

Registrar a Linux bajo la GPL fue definitivamente la mejor cosa que alguna vez hice

La colaboración como motor de avanceEl gran motor de Linux son las personas que colaboran en su desarrollo: programadores, beta testers, traductores, diseñadores, etc; un nutrido grupo de personas que gracias a su esfuerzo han consolidado a Linux en estos veinte años de vida. En 1992, con el proyecto recién arrancado, se contaba con una centena de desarrolladores que se sumaron al proyecto de Linus Torvalds y que, hoy en día, se cuentan por miles que trabajan tanto en el núcleo del sistema como en los entornos gráficos de escritorio, en las miles de aplicaciones existentes o en las distintas distribuciones GNU/Linux.

fig linus torvalds 400x312 Veinte años de Linux

Linus Torvalds sembró una semilla que, tras germinar, ha propiciado una intensa comunidad que, aportando lo mejor de cada uno de sus miembros, han catapultado a Linux más allá de entornos estudiantiles o geeks, hoy en día Linux está presente en muchos ámbitos y en aplicaciones críticas y grandes empresas como IntelGoogle,IBMAMD, Sun Microsystems, Dell, Asus, HP, Analog Devices, Oracle, Novell o Red Hat, colaboran en la difusión de Linux desarrollando aplicaciones, preinstalando el sistema operativo o colaborando con el desarrollo del núcleo.

Personalmente, creo que la colaboración es uno de los factores más bellos de Linux. Personas de distintos lugares que se coordinan y trabajan codo con codo con otras personas en busca de la mejora continua de un sistema operativo libre y abierto.

¿Qué beneficios ha reportado?Linux es libertad, estabilidad y seguridad. Uno de los puntos fuertes de los sistemas GNU/Linux es el acceso al código fuente, lo cual permite personalizar el funcionamiento, auditar la seguridad del sistema o independizarse del proveedor. Por otro lado, gracias a GNU/Linux y, en general, al software libre, se ha consolidado toda una industria de soporte y desarrollo en código abierto que ha permitido la introducción de Linux en sectores educativos, gubernamentales, industriales, etc, propiciando un importante ahorro a las empresas y abriendo la puerta a una importante reducción en los costes de operación TIC de las empresas gracias a las migraciones de los puestos de trabajo.

Linux en nuestra vida diariaLinux está presente en muchos aspectos de nuestra vida diaria, desde los TPV (terminales puntos de venta) de algunos establecimientos a la cartelería digital de algunas organizaciones, da soporte a los servidores de LinkedIn o Facebook entre otros, está presente en smartphones ytablets o en algunas de las supercomputadoras más potentes que existen hoy en día (las 10 más potentes usan sistemas operativos basados en Linux, algo que se repite en la gran mayoría).

En este veinte aniversario y después de más de 13 millones de líneas de código, creo que hay un derivado del kernel de Linux que está extendiéndose por todo el mundo como la pólvora y, en su nicho de mercado, se está coronando como el líder absoluto; me refiero a Android y al sector de los dispositivos móviles. En muy poco tiempo, Android está llevando Linux a millones de usuarios que, posiblemente, nunca hubiesen imaginado ponerse delante de un equipo con este sistema operativo instalado.

Precisamente, esta democratización del uso de Linux es otro de los hechos destacables de estos veinte años. Pensemos que una idea que nació como un proyecto personal al que se fueron sumando colaboradores, ha calado tanto en los sectores empresariales, servidores y puestos de trabajo, está presente en Universidades, centros de investigación o Administraciones Públicas y, en apenas unos años, se ha metido, literalmente, en el bolsillo de millones de usuarios que ya son usuarios de Android y, por tanto, lo son de Linux (cifra que seguirá en aumento conforme avancen los años).

Falsos mitos de LinuxSi hay algo con lo que Linux ha tenido que luchar con el paso de los años es con ciertos prejuicios que se le achacaron y que ha arrastrado durante bastante tiempo. Si bien es cierto que estos mitos se han ido disipando con el paso de los años, para algunos usuarios siguen siendo unas importantes barreras de entrada para el uso de sistemas operativos basados en Linux.

¿Y cuáles son estos falsos mitos?

  • Linux es complicado, algo que es totalmente falso y que, con el paso de los años, ha convertido a las distribuciones GNU/Linux en sistemas operativos de fácil uso. En sus orígenes, los sistemas GNU/Linux estaban orientados a usuarios expertos que manejaban todo mediante línea de comandos, sin embargo, hoy en día gracias a los entornos de escritorio, cualquier persona sin conocimientos avanzados puede manejar su ordenador con Linux y ya no necesita configurarlo mediante la consola, también puede hacerlo mediante su entorno gráfico.
  • El entorno gráfico es feo y poco usable, creencia que también hoy en día es errónea puesto que los entornos de escritorio de las distribuciones GNU/Linux ofrecen un alto grado de personalización y, además, han cuidado mucho la estética y el diseño.
  • Para ser usuario de Linux se debe ser programador, algo que es totalmente falso porque la mayoría de funciones habituales están representadas por alguna aplicación que ya existe y, por tanto, o está ya instalada o su instalación es sencilla.
  • Apenas hay soporte para hardware, una de las creencias que ha frenado bastante a los usuarios. Si bien es cierto que existen fabricantes que no se han preocupado mucho por proporcionar drivers para Linux de sus dispositivos, el trabajo de los desarrolladores del Kernel de Linux incluye el soporte de una gran cantidad de dispositivos que, en la versión 3.0, llega a cubrir el Kinect de Microsoft.

mini stickers linux distros 800x309 Veinte años de Linux

  • Una distribución GNU/Linux no puede usarse en un entorno de oficina, algo que también se ha demostrado que es un mito y que, por ejemplo, LibreOffice puede sustituir a Microsoft Office siendo, además, una opción sostenible y que permite un importante ahorro de costes.

¿Qué podría mejorar?Tecnológicamente todo es mejorable, creo que es algo que Linux nos ha demostrado muy bien en estos veinte años en los que ha ido evolucionando y ha llegado a estar presente en muchas más aplicaciones de las que pensamos. No obstante, más que mejorar el propio sistema operativo yo me encaminaría a mejorar el entorno en el que Linux podría aplicarse.

Hay una barrera que sigue costando derribar y es, tristemente, la creencia de que Linux es complicado y es un sistema operativo que no es fiable y las cosas no funcionan. Desgraciadamente es una creencia que se sigue teniendo en muchos entornos que están dejando pasar las ventajas que ofrece esta alternativa libre que tiene por detrás una cada vez más importante comunidad y empresas de servicios especializadas en ofrecer soporte en este tipo de entornos. De poco sirve fomentar la interoperabilidad o el uso de software libre si, por ejemplo, las administraciones siguen gastando dinero en licencias de sistemas operativos privativos o en productos propietarios.

Creo que falta un empuje definitivo encarnado en grandes casos de éxito que demuestren que es posible apostar por una migración. ¿Será Rusia el caso de éxito que estamos esperando? Mientras tanto, feliz cumpleaños Linux y que cumplas muchos años más.

Por cierto, la Linux Foundation publicó una interesante infografía con los hitos más destacados de la historia de Linux, vale la pena echarle un vistazo.

Vídeos:

The Story of Linux: Commemorating 20 Years of the Linux Operating System 
The Linux Foundation Video Site:: Microsoft just want to say 

Fuente: http://bitelia.com/2011/08/veinte-anos-de-linux

Anuncios

Estar “googlegizado”

Un grupo de amigos estábamos charlado de nuestros respectivos trabajos. David, que es fránces, dijo que habían reestructurado su empresa y que lo habían despedido. Tiene cuarenta años y contaba que no creía que volviera a encontrar trabajo en lo suyo: era consultor informático.

Le preguntaron si era debido de su edad, contestó que no, que lo que le ocurria es que estaba googlegizado, ninguno habíamos oído antes esa palabra, hizo una “traducción” al castellano de este término que ya se utiliza en otros países:el empresario o responsable de seleccionar el personal para una empresa, además de la preceptiva entrevista y el vistazo al currículum, hacen una búsqueda en google con el el nombre y apellidos del futurible trabajador. En su caso, cuando con su nombre se hacía una búsqueda aparecía relacionado con comités de solidaridad con Cuba, lo que le ha valido estar en el paro y optar por empleos muy por debajo de su cualificación personal.

Para quien todavía no lo haya probado, debería hacer esta búsqueda ingresando en google, o cualquier otro buscador, su nombre y apellidos entre comillas para hacer una búsqueda más precisa. El resultado suele ser sorprendente y me recuerda un chiste de Forges de hace unos años en el que un niño comentaba a otro que su abuelo no existía por que no estaba en Internet.

 

Por ejemplo, al estar indexados los boletines oficiales, aparecerán en los resultados de la búsqueda si te han puesto una multa y te la han notificado por edictos, si te han juzgado en rebeldía en un proceso de separación o divorcio, si eres funcionario tu cuerpo y la fecha de tu nombramiento, si has firmado algún manifiesto, tus comentarios en algún “post”, seguramente aparecerás en el directorio de tu empresa, si has concurrido a algún tipo de elecciones (sindicales o políticas), si no has pagado a tiempo la tasa de la basura…. En ocasiones y por fallos de los administradores de sistemas las búsquedas de google han alcanzado tal profundidad que han dejado al descubierto datos referidos a cuentas bancarias o tarjetas de crédito.

Estar googlegizado significa que cualquiera puede construir un currículum del futuro trabajador, también estas búsquedas pueden servir para cualquier otro tipo de investigación personal. Todo esto con el peligro bastante probable que haya otra persona con tu mismo nombre y apellidos y el resultado sea bastante caótico y contradictorio.

El derecho a la intimidad es un derecho humano reconocido por la declaración universal de derechos humanos de la ONU y por todas las constituciones del mundo. Y es un derecho sobre todo importante para los trabajadores para que las actividades que desarrollemos en nuestro tiempo libre puedan ser realmente libres, de manera que si cuando sales del trabajo eres un activista en Internet, tu jefe no tiene por que enterarse, ni afectar a tu futuras posibilidades de trabajo.

Ejemplos de estar googlegizado se dan hasta en la misma compañía que gestiona google, ya que despidió a un trabajador por mantener su propio blog. O cuando Apple prohíbe a sus empleados desarrollar software libre en su tiempo de ocio.

Los trabajadores estamos indefensos frente a este tipo de abusos. La democracia y los derechos humanos deben tener un contenido real y efectivo. Si no nos queda más remedio que escondernos de nuestro jefe o alcalde, algo falla, pareciera que la libertad solo la tiene el empresario para contratar. Quizás google, microsoft o yahoo se han convertido ya en nuestro “gran hermano”.

Hacker procesado por descargar artículos científicos

Un “hacker” es acusado de descargar millones de artículos. Su caso reaviva el debate sobre los ciberactivistas
La desobediencia civil alcanza a la publicación de estudios científicos

 

Aaron Swartz, en primer plano, durante una reunión de la organización Creative Commons . Fred Benenson / CC BY 2.0
Aaron Swartz, en primer plano, durante una reunión de la organización Creative Commons . Fred Benenson / CC BY 2.0

En la tarde del 6 de enero de este año, miembros del Servicio Secreto de Estados Unidos, agentes de la Policía Local de Boston y efectivos de la seguridad del Instituto Tecnológico de Massachusetts (el prestigioso MIT) persiguieron a un joven que huía por el campus universitario a lomos de una bicicleta hasta que fue detenido. ¿El delito del joven? Acceder a la red del MIT con un ordenador para descargar 4,8 millones de artículos científicos. No es el argumento de una película, el Gobierno de EEUU pide 35 años de cárcel para este activista de la llamada libre información.

Aaron Swartz , de 24 años, compró el septiembre pasado un portátil para, según consta en el auto por el que un juez de Boston lo acusó hace unos días de un delito informático, conectarse a la red del MIT y, desde ahí, acceder a la base de datos de publicaciones académicas JSTOR (del inglés Journal Storage). Esta organización es una nueva Biblioteca de Alejandría de la ciencia. Desde 1995 ha digitalizado las ediciones de 1.400 revistas científicas y tiene a 7.000 instituciones de 153 países entre sus clientes. La mayoría son universidades que pagan una cantidad que puede llegar hasta los 35.000 euros al año para poder acceder a sus archivos.

Aaron Swartz, de 24 años, descargó 4,8 millones de artículos

Swartz descargó el 98% de toda esa información. Cada día llegaba al campus del MIT, que ofrece una cuenta de acceso limitado a su red a los visitantes, y accedía a la base de datos de JSTOR. Diseñó un programa que automatizaba la descarga de todos los archivos que encontraba en formato PDF. Los responsables del sistema, al detectar una descarga tan masiva (en dos meses Swartz se bajó cien veces más de lo que descarga toda la red del MIT de JSTOR) bloquearon la dirección IP (que identifica a un ordenador en la red) que usaba. Pero cada vez que lo hacían, el activista cambiaba de dirección.

La investigación del casoTras semanas de jugar al ratón y al gato, JSTOR decidió bloquear todos los accesos que vinieran del MIT, lo que obligó a la universidad a investigar en serio el asunto. Su seguridad descubrió un ordenador conectado a su red escondido en una caja de cartón oculta en un armario de uno de los edificios universitarios.

La Fiscalía pide para el activista 35 años de cárcel y 700.000 euros

El 4 de enero, los investigadores tomaron huellas del equipo y colocaron una cámara para saber quién era el intruso. Dos días después se producía la detención de Swartz.

Ahora, la Fiscalía de EEUU acusa a Swartz de una intrusión informática en redes del MIT y JSTOR, daño a sus servidores y de llevarse 4,8 millones de artículos, de los que 2,7 millones eran de editoriales independientes que los ponían a la venta en la plataforma de JSTOR. Según el escrito, la intención de Swartz era distribuir el material en “una o más páginas de intercambio de archivos”. Piden para él 35 años de cárcel y una multa de un millón de dólares (unos 700.000 euros).

La noticia de la acusación formal ha provocado la reacción de los activistas de EEUU que defienden el libre flujo de la información. Primero porque, por sus antecedentes, Swartz no parece que buscara beneficiarse económicamente. Este joven pertenece a esa clase de genios digitales que usan la tecnología para el activismo y la difusión del conocimiento. Con 14 años, participó en el diseño del RSS, un mecanismo para recibir avisos de que una página ha sido actualizada.

“Su carrera se ha centrado en servir al interés público”, dicen sus defensores

Si se buscan fotografías de él en Google, hay una en la que, siendo niño, aparece vestido con una camiseta con la leyenda Creative Commons, la organización que creó un sistema alternativo a las restricciones del modelo actual del copyright. A su lado posa Lawrence Lessig, el cofundador de Creative Commons.

“La carrera de Aaron se ha centrado en servir al interés público promoviendo la ética, el Gobierno abierto y la política democrática”, dice David Segal, director de Demand Progress , una organización con 500.000 miembros que Swartz creó y dirigió años atrás.

En el haber de Swartz también está su participación en la creación de la web de noticias Reddit (de la que meneame.net es su versión española). En 2008 publicó un estudio, junto a Shireen Barday, analizando quién financiaba determinados estudios científicos. Una de las conclusiones revelaba que los autores de investigaciones tienden a defender los postulados de los que han pagado sus trabajos.

Las editoriales escanean colecciones y consiguen el copyright

Robo de conocimientoCon ese pedigrí, Swartz no da la imagen de un delincuente informático sino de un ciberactivista. Como tal, hace tres años participó en la creación de un efímero movimiento llamado Guerrilla Open Access. Dos frases ilustran su misión. “No hay justicia al respetar leyes injustas. Es hora de salir a la luz y, en la gran tradición de la desobediencia civil, declaramos nuestra oposición a este robo privado de la cultura pública”. En un segundo párrafo ya se adivinan las motivaciones de Swartz en este caso: “Tenemos que hacernos con la información, esté donde esté almacenada, hacer nuestras copias y compartirlas con el mundo”.

Sin embargo, para la fiscal de Massachusetts, Carmen Ortiz, “robar es robar, ya sea con un comando de ordenador o con una palanca, ya se trate de documentos, datos o dólares”, asegura en un comunicado. “Es igualmente perjudicial para la víctima tanto si se vende todo lo que se ha robado como si lo regalan “, añade. Se da la circunstancia de que ni JSTOR ni el MIT querían denunciar. “Ha sido decisión del Gobierno el enjuiciarle, no de JSTOR”, asegura en un comunicado esta organización tras la polémica levantada.

Ni JSTOR ni el MIT querían denunciar a Swartz por la descarga

“Le quieren meter en la cárcel por culpa de un copyright que se ha quedado viejo”, explica a Público el profesor del departamento de Economía de la Universidad de Washington en Saint Louis, Michele Boldrin. Para el coautor del libro Against Intellectual Monopoly , “a la ciencia le está pasando lo mismo que ya vivieron la música o el cine: la tecnología es tal que sería posible hacer accesible el conocimiento a un coste muy bajo, incluso ganando dinero, pero con el actual sistema de copyright esto es imposible”.

Boldrin publica investigaciones y también consulta otras. “Pero yo ya no voy a la biblioteca, lo busco en internet”, comenta. Señala al actual sistema de propiedad intelectual como el principal freno a la digitalización de revistas. Pero, además, las editoriales poderosas escanean colecciones históricas, ya en el dominio público, consiguiendo así el copyright para ellas.

Publicar los artículosEse efecto perverso es el que quiso denunciar el matemático Greg Maxwell. Nada más saber de la acusación contra Aaron Swartz, este también estadounidense cogió su colección de 18.000 artículos de la revista Philosophical Trans-actions of the Royal Society y los publicó en la página de enlaces The Pirate Bay . Hay textos de Isaac Newton o Charles Darwin. De hecho, todos son anteriores a 1923, por lo que hace años que estarían en el dominio público si no fuera porque JSTOR los digitalizó y cobra desde cinco euros por artículo.

Maxwell justifica su acción en solidaridad con Swartz: “La publicación académica es un sistema curioso. Los autores no cobran por sus escritos. Los revisores tampoco y, en algunos campos tampoco los editores de las revistas. Incluso, a veces, los autores tienen que pagar a la editorial. Y aún así las publicaciones científicas son una de las piezas más escandalosamente caras de literatura que uno puede comprar . En el pasado, las elevadas tarifas de acceso soportaban la reproducción mecánica de las revistas especializadas pero la distribución online ha hecho de esta función algo obsoleto”.

En uno de los comentarios de respuesta a Maxwell, un usuario de The Pirate Bay describe con una sola frase un sentimiento que comparten muchos de los conocedores del caso de Swartz: “No soy científico pero me los estoy descargando por principios “.

http://www.publico.es/ciencias/389573/la-desobediencia-civil-alcanza-a-la-publicacion-de-estudios-cientificos