Mafia en las playas del Sur de Lima

Tráfico de lotes y pillaje político en las playas del Sur de Lima

El tráfico de terrenos y lotes en los distritos del Sur de Lima (San Bartolo, Punta Negra y Punta Hermosa) constituye hoy en día una realidad indignante. Una mafia organizada hace de las suyas y, en muchos casos, con el silencio cómplice y contubernio de las autoridades municipales. Ciertamente, es una regla general que los políticos, aquí y por doquier, se aprovechan de sus cargos y poder para enriquecerse (y de paso, beneficiar a sus allegados). ¿Esto nos debería extrañar?.

Problemas sociales en los distritos del Sur de Lima

   Uno de los problemas sociales más graves, el cual genera profundos impactos en la salud y calidad de vida de la población, principalmente en los niños, es la falta de agua potable y alcantarillado. A esto se añade la escasez y racionamiento agudo que padecen los que sí cuentan con el servicio, principalmente en la temporada de verano.

Los padecimientos relacionados con este grave problema –que afectan principalmente a los niños—son las enfermedades diarreicas agudas (EDA), las enfermedades a la piel, etc.

Por otra parte, se ha comprobado que paradójicamente los pobladores de zonas urbano-marginales quienes carecen de agua y desagüe, muchas veces gastan más al mes, al abastecerse de los camiones-cisternas, que los pobladores en zonas donde existe la red de agua potable. Los comerciantes (aguateros) elevan en un 100 % la tarifa en verano. “Más allá de las acciones puntuales que realizan las entidades públicas competentes respecto a la calidad del agua para consumo humano, no se ha establecido un sistema de control y vigilancia de los proveedores de agua a través de camiones-cisterna, dejando que opere un ‘mercado cautivo’ que se aprovecha de la necesidad de esta población, obteniendo ganancias desmedidas”[1].

Los agudos contrastes o antagonismos sociales y económicos también son palpables en los distritos mencionados. De esta manera, en una misma habilitación o barrio puede coexistir formalmente una mansión –con todo su confort y suntuosidad—y una vivienda muy humilde, a veces construida precariamente. Debemos señalar que la demanda de agua aumenta exponencialmente en verano, pero los comerciantes prefieren abastecer a los vecinos acomodados –cuyas casas cuentan con piscina—y dueños de hoteles y restaurantes nice que pueden gastar cantidades exorbitantes al mes (miles de soles). ¿Externalidades del mercado, como dirían los liberales o neoliberales?

Los políticos se han aprovechado de este problema latente y en sus campañas ofrecen la solución definitiva (prescindiendo de un estudio técnico y social serio) a la falta de agua y desagüe. ¿Han cumplido realmente? Deberíamos preguntárselo a los vecinos de San Bartolo, quienes han sido estafados por el actual Alcalde. En realidad, los vecinos de la última zona de la urbanización San José tienen muchas razones para odiar (y revocar) al Alcalde, pues desde hace varios meses cuentan con unos vistosos medidores que sirven de objeto decorativo, aunque la instalación efectiva (empalme) a la red de agua de SEDAPAL nadie sabe cuándo se realizará. Este sainete se repite en algunas zonas de Punta Negra, donde la mayoría de vecinos están hartos del Alcalde.

La mafia del tráfico de lotes y terrenos también ha llegado a Punta Negra. En la habilitación más grande del distrito (Costa Azul), una señora de apellido Zamalloa, cabeza de una asociación vecinal poco representativa, hace de las suyas. Creyéndose en el reino de la impunidad total, esta buena mujer ha tejido una red mafiosa, la cual es digna de equipararse a la de Al Capone. A expensas de los desprevenidos vecinos y con la seguridad de sus excelentes “relaciones” con el Municipio, viene haciendo su agosto traficando con lotes, en algunos casos ya consolidados. Ciertamente, algunos amigotes notarios y en los registros públicos también ayudan a dicha empresa. Algunos vecinos indignados (y víctimas) casi toman la justicia por sus propias manos y no le expresaron para nada sus parabienes a dicha señora.

M. Ríos y G. Rojas
Camión cisterna en un barrio de San Bartolo

[1] Alternativa y CEDAL, Desafíos del Derecho Humano al Agua en el Perú. Lima: 2004, pp. 68/69.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s